Érase que se era en el reino de los centollos…

15 06 2008

– ¿Mamá, es seguro este castillo?- Preguntó la princesa centollita a su madre la centolla.

– Claro que si cariño, ¿Por qué preguntas eso?

– Por que anoche soñé que venían las olas salvajes y lo derrumbaban.

– No tienes que preocuparte.-Dijo la reina centolla quitándole importancia.- Este castillo es muy fuerte. Porque aunque esté construido con arena está hecho con mucho amor y eso lo hace prácticamente indestructible.

La centollita sonrió desde su cama, aliviada. La reina centolla besó la frente de su hija, la arropó con algas verdes del mar y le cantó una canción para que se durmiera. Y así lo hizo.

Afuera, en la playa, el rey centollo ayudado por el príncipe centollito apilaban, incansables docenas de cantos rodados, pedazos de coral rojo y restos de conchas marinas alrededor del castillo. Ambos construían un muro infranqueable para un castillo hermoso, de varias plantas, adornado con diminutas estrellas de mar y reforzado sobre recias columnas de coral negro brillante y reluciente como si lo hubiesen acabado de pulir.

La reina centolla salió al exterior. Alzó la mirada y contempló el imponente edificio. Ella también había sentido el mismo pavor que su hija. Tenía mucho miedo que ese castillo se viniese a bajo, ya sea por culpa del viento, de la ira del mar o del pisotón desafortunado de cualquier pié extraño.

– “¡La arena es tan frágil!” – Pensó atemorizada. Se acarició en vientre con las dos pinzas. Sintió como el pequeño centollito que estaba a punto de nacer se movía en su interior, bajo su coraza.

Entonces se acordó de algo que le dijeron tiempo atrás. No se acordaba cuándo ni quién. Pero es una frase que le disipó definitivamente todos sus temores: “La arena si está mojada es más dura que la piedra.”

La reina centolla suspiró tranquila. Observó como el rey y el príncipe acababan de reforzar los muros y se quedó prendada de la increíble puesta de sol que se ocultaba por el horizonte.

Dedicado con muchísimo cariño a Mónica, Adrián, Hugo, Lua y a su futura familia.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: