Lo que Dios ha unido que no los separe jamás el hombre…

27 09 2008

Y fueron por siempre hermanas siamesas unidas por los cartílagos de las orejas.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





En la salud y en la enfermedad…

26 09 2008

-¿Por qué mató a su mujer? – le preguntó el comisario. El asesino, que permanecía sentado sobre la silla, aun con la camisa aun manchada de sangre, alzó lentamente su rostro. Su boca no dejaba de esbozar una extraña y maliciosa sonrisa.
– Yo no mate a mi mujer – contestó sin titubeos y mirándole fijamente a los ojos. – Yo sólo maté a la enfermedad que la estaba atacando.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Soy

21 09 2008

Érase que se era lo que quería ser pero no era por lo que un buen día decidió ser pero como no sabía cómo empezar no pudo ser lo que era; así que después de darle cien mil diferentes vueltas se fue asqueado a la playa a sentarse a la orilla y contar granos de arena, cosa que en ese momento le parecía una cosa mucho más divertida que tratar de ser lo que era y le hubiera gustado ser porque no era.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Matriuska

19 09 2008

Erase una vez un hombre que no le gustaba para nada y en absoluto la vida que estaba llevando, por lo que un día tomó la estricta determinación de dormirse para siempre y vivir una nueva vida dentro de un sueño. El problema radicaba que en dicho sueño, al estar muy cercano a la corteza de la razón, permitía que se filtrasen aquellos problemas que acosaban su vida consciente por lo que todos ellos volvían a reaparecer teniendo de nuevo una clara presencia. Entonces el hombre volvió a tomar la determinación de dormirse de nuevo y paulatinamente a sumergirse en otro sueño dentro del anterior sueño, pensando que así, tal vez, al alejarse un poquito más de la obtusa realidad los problemas desaparecerían para siempre. Pero claro, escapar no resultaba tan sencillo porque tarde o temprano un problema de su vida consciente afloraba, como si fuese una mala hierba, sobre la capa de sueño donde se encontrase, fuese donde fuese llevando al hombre al mayor de los desesperos.
Un día decidió enfrentarse a la realidad y poner sus problemas en fila, como las fichas de dominó y de un simple golpe acabar con cada uno de ellos. El problema era que estaba tan sumergido en cientos de miles de sueños que perdió el norte y jamás pudo regresar. Lo intento, mil y un millón de veces, pero no pudo alcanzar la salida. Es más aquellos problemas que habían florecido en las todas las capas ahora habían formado una espesa jungla llena de lianas y de monstruos implacables lleno de ojos que le escudriñaban con enorme e insaciable apetito.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Agradecido

13 09 2008

-Encantado de leerle

-¡Ah! Gracias… ¡Encantado de ser leído!

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Cuento Antiguo

11 09 2008

Érase una vez un cuento tan, tan antiguo que cuando fueron a leerlo se destruyó en mil pedazos.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Sospecha

3 09 2008

-¿Se puede saber qué has hecho?
-¿Yo? Nada…
-Pues entonces explícame por qué tienes la boca llena de plumas.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)