Ganas de discutir

5 11 2008

-¿Me quieres?
-Claro que te quiero.
-Pero, ¿cuánto me quieres?
-Pues mucho.
-¿Y cuanto es mucho para ti?
-No se mujer, pues, mucho es mucho.
-Ya, pero ¿qué serias capaz de hacer por mi?
-Cualquier cosa.
-Eso es fácil de decir, pero matarías por mi?
-Depende si estuvieras en peligro…
-Y si yo te lo pidiera?
-¡Mujer, que locura dices!!
-Que, lo harías o no lo harías?
-No, no lo haría, no mataría a nadie solo porque tú me lo pidieras!!
-¡Ves, ya sabía que no me querías lo suficiente!!
________________________________________________________________________________________________
© Alegría43- 2008 (Todos los derechos reservados)





Como una flor…

24 06 2008

Soñé que era blanquita, pequeña, sencilla, feliz de estar rodeada de tanta belleza….sabía que mi existencia sería breve, pero que merecería la pena, y así lo pude comprobar.
Un día ese hombre que con tanto cariño me cuidaba, sin motivo aparente, me alejó de mi jardin para darme a un desconocido….!!!que espanto¡¡¡ pensé, pero mi destino era mejor de lo que imaginaba y del que me sentí recompensada, al recibir a cambio de mi presencia, la gran sonrisa que me regaló generosamente su mujer en el hospital…..

© Ava/nadiemas – 2008 (Todos los derechos reservados)





Temporada de caza

22 06 2008

Entró a la cueva a cazar un oso y salió con uno agarrado de la mano.

Dedicado con mucho cariño a Luis y Salva.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Lágrima Negra

19 06 2008

Se sentó al pie de la ventana, como cada día, durante cinco largos años. La habitación permanecía a oscuras, llena de polvo. Aquel lugar olía a rancio. A ella aquello no le importaba, esperaba con ansia a su amado, cada día, durante cinco largos años.
Lo vio aparecer por la esquina derecha de la ventana. Ella emitió un suspiro que sonó entre lamento y anhelo. Él no estaba sólo. Iba acompañado por otra mujer, ambos iban agarrados de la mano. Parecían muy enamorados. Ni siquiera se percataron de su presencia a varios metros de altura contemplándolos desde la ventana, como llevaba haciendo cada día, durante cinco largos años.
Ella los miraba con tristeza y envidia a través de sus ojos grises habitantes de un rostro pálido. Descubrió su brazo, bajo su jersey negro. Estaba lleno de cicatrices. Había dibujos como corazones rotos cubiertos de costra, también había letras, iníciales de todos los tamaños y formas. Algunos llevaban mucho tiempo grabados los había hecho ella, cada día, durante cinco largos años.
Buscó un espacio, le costó encontrarlo. Tomó la cuchilla y sin apartar la mirada de los amantes dibujó una especie de lágrima surgiendo como de un extraño ojo. La sangre no tardó en hacer acto de presencia, llenando la lágrima, dotándola de un tono oscuro y negro. Algunas gotas se cayeron al suelo. Se estrellaron mezclándose con los restos de otras gotas, secas. Gotas que llevaban mucho tiempo allí y que ella se había negado a limpiar, cada día, durante cinco largos años.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Amor Amorfo

19 06 2008

La cosa oblonga se acercó a husmear a la cosa elíptica de forma tímida, con cierta precaución. La cosa elíptica emitió un respingo, aunque carecía de ojos parecía que estaba dormida y se había despertado de forma súbita. Su cuerpo palpitó, como el de un flan o el de un globo hinchado relleno de agua. La cosa oblonga emitió un gemido, agachando lo que parecía su cabeza y de forma sumisa. La cosa elíptica lo olisqueó, aunque careciese de nariz. En menos de un segundo ya estaban refregando sus orondos y palpitantes cuerpos.
Veinte segundos más tarde aparecieron diecinueve diminutas figuras esponjosas del interior de la cosa oblonga y diecisiete figuras oblicuas de la cosa elíptica. Todos ellos se arrullaron y se alejaron de plano arrastrando sus extraños e inmensos cuerpos. Juntos, para siempre para no separarse jamás.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)