Sólo lo imprescindible

2 07 2008

Se dio cuenta que no utilizaba los pulgares para escribir a máquina por lo que decidió amputárselos. Al cabo de un par de días les sucedió lo mismo a los meñiques y a los anulares. Sólo se dejó los dos índices y el dedo corazón de la mano derecha por si un día su editor le mandaba a la mierda y él tenía que utilizarlo de forma amenazante.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)






Viajar es un placer.

16 06 2008

Después de pagar por la noche en el hotel se dirigieron a la puerta principal, cargados con las maletas.

– ¡Qué tengan un buen viaje! – les deseó el botones.

– ¡Igualmente!- contestó efusivamente uno de ellos.


© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)