Secretos

5 11 2008

-¿Qué hay de malo en ser curiosa? Balbució mientras su madre la obligaba a devolver a los vecinos sus cartas abiertas.

La madre no dijo nada, la miró sin saber qué decir, mientras sacaba paquetitos de cartas de esas cajas del garaje en las que pensaba que tenían ropa vieja.

La niña tenía un diario. La madre lo leía y se sentía culpable. -¿Sobre qué más cosas no escribirá en ellos? Se preguntó mientras desataba los lazos de terciopelo que ella nunca compró.

Anuncios




Descubrimiento

29 06 2008

-¿Quién soy yo? ¿Y quién eres tu?
Preguntó una mano a la otra.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





A contracorriente

18 06 2008

Descubrió que leyendo los cuentos por el final eran mucho más divertidos. Las historias cobraban otro sentido. En los reinos ya se habían comido las perdices y vivido felices. Los malos resucitaban de su muerte horrenda y los ogros y los duendes se iba a dormir a sus cuevas donde supuestamente había permanecido allí desde tiempos inmemorables. Las princesas se desenamoraban y volvían al los brazos de su padre, el rey, que resucitaba de una muerte misteriosa. Las madrastras malvadas se desdecían de sus planes y pasaban del odio a la indiferencia, ya que las princesas volvían a ser niñas y su belleza se ocultaba disfrazada de candidez. Además como ya sabía cómo iba a acabar todo quedaba la incógnita de cómo el cuento iba a comenzar. Eso era lo más bonito para ella. Lo más interesante. Saber cómo podían comenzar las cosas.

Dedicado a mi niña Laura. Inconformista hasta la médula pero en el fondo una personita encantadora.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)