Bla, Bla y Bla

1 08 2008

Mientras su amiga no hacía más que hablar y requetehablar de cientos de millones de estupideces, una detrás de otra y sin pausa ni si quiera para respirar, ella se imaginaba flotando en mitad del océano, sintiendo como la corriente le arrastraba hacia una playa, virgen, de una isla paradisíaca, donde viviría muy feliz el resto de sus días.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)

Anuncios




De viaje….

25 06 2008

Estoy en el sofá, ya anochece y pienso, ¿por qué esta noche no me voy a Luna?, me acerco al ordenador, y a ese super buscador San Google le digo que me proporcione la página de QDQ, le meto las coordenadas, y me aparece esta extraordinaria ruta a lo que será mi sueño:

0 m Salida Madrid, calle de la Soledad en direccion a A 3

4 Km Tomar avenida La Libertad hasta llegar al cruce que se encuentra a 100 m y coger la R-4 de peaje

210 Km Después de algunos kilómetros por la autovía del Conocimiento, abandonarla a 300 m para incorporase la comarcal de la Ilusión.

600 Km En el próximo cruce, girar a la derecha para empezar a circular por la Pasión.

1100 Km A 100 m girar a la izquierda en la rotonda, que le llevará por la Avenida de la Caricias.

1800 Km Encontrará un desvio a 500 m que le llevará a la calle del Extasis.

2500 Km Durante 300 Km deberá pasar por pueblos como La Locura, La Euforia, La Alegria y El Deseo.

3200 Km Fin del trayecto. El parking de Las Estrellas es infinito.

Siempre estubiste tan lejos, y a la vez tan cerca, eres mi esperanza en medio de esa oscuridad que es la noche, nunca espere que después de tanto tiempo, me encontrara CONTIGO, siempre pensé que el deseo sería mejor que la realización, pero de nuevo, estaba equivocada, me alegro, GRACIAS.

¿Valio la pena?

© Ava/nadiemas – 2008 (Todos los derechos reservados)





Ordena y obedeceré

24 06 2008

-Deseo… ¡Deseo dormir! Sí, me muero de sueño. Hace una semana que no pego ojo y quisiera dormir una eternidad. Además si es posible lo más aislado del mundo. Hasta que haya descansado lo suficiente.
– ¡Pues qué así sea! – Sentenció el genio de la botella.
Despertó millones de años más tarde, durmiendo dentro de un ataúd, a varios kilómetros bajo tierra.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Deseos

22 06 2008

Querer es poder, dijo él. Pues yo quiero que tú no puedas, dijo ella.

© Eva Royo – 2008 (Todos los derechos reservados)





Libertad

20 06 2008

-¡Por fin libres!- Gritaron los cinco dedos de la mano, todos al unísono, tras salir de la prisión del guante.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Amor Amorfo

19 06 2008

La cosa oblonga se acercó a husmear a la cosa elíptica de forma tímida, con cierta precaución. La cosa elíptica emitió un respingo, aunque carecía de ojos parecía que estaba dormida y se había despertado de forma súbita. Su cuerpo palpitó, como el de un flan o el de un globo hinchado relleno de agua. La cosa oblonga emitió un gemido, agachando lo que parecía su cabeza y de forma sumisa. La cosa elíptica lo olisqueó, aunque careciese de nariz. En menos de un segundo ya estaban refregando sus orondos y palpitantes cuerpos.
Veinte segundos más tarde aparecieron diecinueve diminutas figuras esponjosas del interior de la cosa oblonga y diecisiete figuras oblicuas de la cosa elíptica. Todos ellos se arrullaron y se alejaron de plano arrastrando sus extraños e inmensos cuerpos. Juntos, para siempre para no separarse jamás.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Sueño

19 06 2008

Quiero dormir, le dijo al médico. Él la miró condescendiente y la adoctrinó con todos los rituales establecidos para dormir bien. Cuando llegó a “No tome café después de las cinco”, ella dormía ya profundamente.

Quiero dormir de noche, le dijo al médico. Él le pasó un folleto con todos los rituales establecidos para dormir bien. Ella le dijo que ya los conocía y que no le servían de nada. Él le habló de unas pastillas. Tampoco le servían. El médico era orgulloso y sacó de un armario la botella de vodka que guardaba desde la boda de su secretaría. Al cabo de una hora, ambos dormían plácidamente.

Quiero dormir de noche y en una cama. Tengo el sueño cambiado. La mirada del médico atisbaba destellos de compasión entre los de rutina. La miró y le dio un billete a Australia, le contó que, cuando en España es de día, allí es de noche y le deseó buena suerte.

© Eva Royo – 2008 (Todos los derechos reservados)