Islas

20 10 2008

Un buen día estaba Dios tan harto del comportamiento de la humanidad que decidió darles otro merecido castigo. Como con el agua no había funcionado y tampoco había surgido efecto con el fuego buscó y buscó hasta dar la forma con que escarmentar a sus amadas criaturas. Al final lo encontró y de la manera más sencilla: Tomo a todos y cada uno de los hombres y mujeres de este insignificante planeta y los esparció por el universo. Les asignó un planeta habitable a cada uno de ellos para que así viviesen el resto de sus días en la más estricta y rigurosa soledad.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: