Error de calculo

16 11 2008

-Señor.. ¡Creo que nos hemos perdido! – Comentó el espartano a su general en cuanto de repente aparecieron en mitad de Times Square.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





El Desafío

16 11 2008

Levantó una mano y, de forma jocosa, le preguntó a su amigo:
-¿Cuántos dedos hay aquiiiii?
-Los mismos que va a haber estampados en tu puta cara en forma de puño.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





El apetito

16 11 2008

Me comí con deleite aquel apetitoso croissant, calentito, recién salido del horno. Era un placer para el tacto, para el olfato, pero sobre todo para la paladar ya que aquel pedazo de exquisitez sabía cien por cien a mí.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Esperanza…

5 11 2008

…..lo mejor queda aún por llegar.





Ganas de discutir

5 11 2008

-¿Me quieres?
-Claro que te quiero.
-Pero, ¿cuánto me quieres?
-Pues mucho.
-¿Y cuanto es mucho para ti?
-No se mujer, pues, mucho es mucho.
-Ya, pero ¿qué serias capaz de hacer por mi?
-Cualquier cosa.
-Eso es fácil de decir, pero matarías por mi?
-Depende si estuvieras en peligro…
-Y si yo te lo pidiera?
-¡Mujer, que locura dices!!
-Que, lo harías o no lo harías?
-No, no lo haría, no mataría a nadie solo porque tú me lo pidieras!!
-¡Ves, ya sabía que no me querías lo suficiente!!
________________________________________________________________________________________________
© Alegría43- 2008 (Todos los derechos reservados)





Olvido

5 11 2008

El avión despegaba lenta y suavemente, no había motivo alguno para preocuparse, el tiempo era favorable para volar, todo parecía estar en orden y nadie del pasaje ni de la tripulación se veía especialmente preocupado.

Sin embargo Ricardo estaba inquieto, había volado docenas de veces, y nunca había sentido esa sensación de pánico que le estaba desbordando, se dijo a si mismo que no tenía motivo para sentir miedo, intentó serenarse con el whisky que pidió a la azafata y con el tranquilizante que ingirió con él, en ocasiones normales habría bastado para relajarse e incluso dormir un poco. Pero no consiguió el efecto deseado, al contrario, el corazón le latía a mil por hora.

Sin saber muy bien porque empezó a rezar, nunca había sido muy creyente, pero en ese momento sintió la necesidad de creer en Dios o en lo que fuese.

En mitad de una oración sintió una fortísima explosión, la gente gritaba y el avión se sacudía bruscamente, vio una intensa llamarada a su espalda, justo en la bodega de carga, y entonces comprendió el motivo de su miedo.

Estaba tan abotargado por las drogas que había tomado antes de embarcar, que no recordaba que hacía un mes que estaba planeando hacer explotar el avión con él dentro.

© felicidad43- 2008 (Todos los derechos reservados)





Secretos

5 11 2008

-¿Qué hay de malo en ser curiosa? Balbució mientras su madre la obligaba a devolver a los vecinos sus cartas abiertas.

La madre no dijo nada, la miró sin saber qué decir, mientras sacaba paquetitos de cartas de esas cajas del garaje en las que pensaba que tenían ropa vieja.

La niña tenía un diario. La madre lo leía y se sentía culpable. -¿Sobre qué más cosas no escribirá en ellos? Se preguntó mientras desataba los lazos de terciopelo que ella nunca compró.