La mirada

27 06 2008

Se sentaron frente a frente. Afuera el trafico y el bullicio quedaba amortiguado por el grosor de los cristales del restaurante. Se miraron, fijamente. Si observabas sus ojos con detalle podías percibir como pequeños movimientos, a modo de diminutos temblores, rápidos y precisos. A veces sus miradas se tornaban tiernas, otras veces divertidas, hubo un momento seriedad y también de tristeza, pero éste sólo duró una milésima de segundo. Él le agarró fuertemente de la mano, ella le correspondió; brindaron, se besaron y continuaron en silencio su peculiar conversación. Justo hasta que el amanecer comenzó a asomarse por el horizonte.

Para ardilla y Sue con mucho, mucho cariño.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)

Anuncios