El cuento exquisito #2

23 10 2008

Acompañado por delicadas láminas de patata perfumadas al fino aroma de puerro, zanahorias baby, virutas de jamón de bellota y puré de manzana ligeramente ácida. Ah y regado por un buen Chianti de la mejor cosecha.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)

Anuncios




Pelos #2

20 10 2008

-Vengo a que me corte el pelo.
-De acuerdo.
-Pero le ruego que esta vez use las tijeras y no las manos.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Islas

20 10 2008

Un buen día estaba Dios tan harto del comportamiento de la humanidad que decidió darles otro merecido castigo. Como con el agua no había funcionado y tampoco había surgido efecto con el fuego buscó y buscó hasta dar la forma con que escarmentar a sus amadas criaturas. Al final lo encontró y de la manera más sencilla: Tomo a todos y cada uno de los hombres y mujeres de este insignificante planeta y los esparció por el universo. Les asignó un planeta habitable a cada uno de ellos para que así viviesen el resto de sus días en la más estricta y rigurosa soledad.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Por aburrimiento

11 10 2008

Estaba tan, pero tan, tan, tan, tan aburrido que comenzó a escribir la historia de su vida…

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





Ícaro reload

7 10 2008

De pie en el finger 14 del JFK, aterido de frío, el chico preguntó a su padre:

— Papá, la próxima vez que viajemos a América, ¿podré hacerlo dentro de la cabina?

Please support us by using Babylon search engine





Lo que Dios ha unido que no los separe jamás el hombre…

27 09 2008

Y fueron por siempre hermanas siamesas unidas por los cartílagos de las orejas.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)





En la salud y en la enfermedad…

26 09 2008

-¿Por qué mató a su mujer? – le preguntó el comisario. El asesino, que permanecía sentado sobre la silla, aun con la camisa aun manchada de sangre, alzó lentamente su rostro. Su boca no dejaba de esbozar una extraña y maliciosa sonrisa.
– Yo no mate a mi mujer – contestó sin titubeos y mirándole fijamente a los ojos. – Yo sólo maté a la enfermedad que la estaba atacando.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)