Bla, Bla y Bla

1 08 2008

Mientras su amiga no hacía más que hablar y requetehablar de cientos de millones de estupideces, una detrás de otra y sin pausa ni si quiera para respirar, ella se imaginaba flotando en mitad del océano, sintiendo como la corriente le arrastraba hacia una playa, virgen, de una isla paradisíaca, donde viviría muy feliz el resto de sus días.

© Richard Archer – 2008 (Todos los derechos reservados)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: